• FUREN

EL CARISMA DEL VOLUNTARIO

Alguna vez te has preguntado ¿qué significa ser voluntario? Un voluntario es aquella persona que invierte su tiempo y esfuerzo en ayudar a los demás sin esperar ningún beneficio. Aunque esta definición sí es correcta y bastante acertada, el ser voluntario significa muchas otras cosas más que la simple acción de dar o participar en un proyecto.

El voluntario es una expresión de solidaridad que implica compromiso con las necesidades existentes y los objetivos colectivos. Allá donde exista estas necesidades podrán existir organizaciones de voluntariado que precisen de la participación activa, voluntaria y solidaria de las personas.


Fundación Redentor promueve el voluntariado a través de un colectivo de jóvenes, quienes dan forma al Centro Cultural Cristo Redentor, un espacio cultural que trabaja en base a voluntariados, ayudando a fortalecer la comunidad a través de la participación de sus mismos miembros para impartir talleres deportivos, culturales y de convivencia comunitaria. El fortalecimiento de las comunidades se logra de mejor manera mediante la participación local, al promover el potencial de cada individuo para hacer la diferencia, aumentando el impacto de los programas y su sostenibilidad dentro de la comunidad, así, existe un maestro de dibujo y pintura y una ballestita que forman a niños y niñas de su misma comunidad.


Los jóvenes se convierten en protagonistas y agentes de cambio social para mejorar la vida en las comunidades, así mismo les permite desarrollar sensibilidad social y colaborar en sacar las mejores actitudes de las personas en el espacio donde habitan. Se aprende y siente la necesidad de comprometerse con la realidad actual. Desarrolla, integra o practica conceptos como diversidad, solidaridad, derechos humanos, justicia, agradecimiento, entre otros.


El Papa Francisco nos dice sobre el voluntariado: “no es digno de un cristiano pasar de largo ante los problemas de la sociedad y tener la conciencia tranquila sólo porque ha rezado”. La misericordia de Dios son acciones concretas y no una idea bonita. En ese sentido agradece y destaca la importancia del día a día de los jóvenes ponen su vida al servicio de los demás, quienes siempre están ahí de forma silenciosa y oculta dando forma y visibilidad a la misericordia, haciendo que otros jóvenes, los niños, las personas y las comunidades se sientan incluidas.


Sigamos el ejemplo de estos jóvenes, que han sido verdaderos testigos de la caridad, operadores de paz, constructores de justicia y de solidaridad, ya que en el voluntariado, todo servicio es importante, incluso el más sencillo y su sentido último es la apertura a la presencia de Jesús, la experiencia del amor que viene de lo alto y nos llena de alegría.

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo