• FUREN

EL REFUERZO ESCOLAR: UNA CLAVE DEL ACOMPAÑAMIENTO

Actualizado: 21 de jun de 2018

Como parte del acompañamiento a los jóvenes que caracteriza el trabajo de Fundación Redentor, iniciaron las clases de Refuerzo Escolar del programa de Becas Redentor, donde los jóvenes reciben refuerzo en: Lenguaje, Matemáticas, Ciencias y Estudios Sociales.



Los jóvenes del Programa de Becas Redentor reciben acompañamiento y refuerzo escolar para nivelar sus calificaciones. Parte del programa de becas es darle a los jóvenes un seguimiento para el rendimiento académico, y si es necesario, hacerlos participes del refuerzo escolar para las materias básicas. Dicho refuerzo escolar se desglosa en reforzar las materias de: lenguaje, matemática, ciencia y sociales, estas clases son impartidas a los jóvenes por un docente particular los días sábado en un espacio lejos de distracciones y pensado para el estudio. Los jóvenes pueden tener dificultades en el aprendizaje que se deben atender a tiempo, y que probablemente no mejorará por sí solo, por eso es necesario darles este acompañamiento que se verá reflejado no solamente en el conocimiento con respecto al nivel de su clase, sino para elevar su nivel educativo.

Las condiciones personales y el método de estudio utilizado, además de la capacidad intelectual y los rasgos de personalidad que tiene cada joven, repercuten en el resultado académico. No podemos esperar que todos los jóvenes en un mismo salón de clase aprendan al mismo ritmo, aunque bastantes cercanos a la condición de estudio, tienen diferentes matices que hacen reflejar el verdadero aprendizaje. Aquí entra el acompañamiento que estos jóvenes reciben, en un ambiente más idóneo para el aprendizaje y la concentración.


¿Cuáles son los beneficio del refuerzo escolar en los jóvenes?

1. Se les enseña a estudiar. Mediante técnicas, herramientas y recursos que van a fomentar en ellos el hábito y el interés para que el estudio les resulte no sólo sencillo, también atractivo.

2. Los conocimientos adquiridos en clase son reforzados e incluso ampliados.

3. Uso de las nuevas tecnologías para el apoyo escolar.

4. Motivación del estudiante. Además del refuerzo positivo que obtiene, también se fomenta su confianza y seguridad para que se anime a aprender cada vez más, a obtener más conocimientos y considere que estudiar es algo positivo.

5. Se enseña de una manera práctica que ameniza las clases y fija lo aprendido.

6. Se practican técnicas para enseñarles a afrontar el estrés escolar.

7. Su léxico aumenta a la par que los conocimientos, y por tanto aprenden a expresarse mucho mejor.


Acerquemos oportunidades a los jóvenes y enseñemos con paciencia y amor, a un ritmo en el cual aprendamos todos. No olvidemos lo que Don Bosco nos decía sobre educar: vigilar, orientar, guiar, aconsejar y corregir a los niños y jóvenes poniéndoles en la imposibilidad de faltar.

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CONTACTO