• FUREN

EL RETO DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

Siempre escuchamos que es un reto evangelizar a los jóvenes, primero definamos ¿qué es evangelizar? La evangelización es el anuncio del reino de Dios y del gran don de la salvación en Cristo. Este don es liberación de todo lo que oprime al hombre. Las nuevas generaciones y las nuevas tecnologías traen consigo grandes retos para la forma de evangelizar, pero, ¿cómo hacerlo con los jóvenes?

La nueva evangelización no debe quedarse en el catequismo, debe ir más allá, de compartir la palabra del Evangelio y vivir a la luz de éste transformando nuestras acciones en la vida cotidiana. La Iglesia ya ha hecho un llamado a renovarse, no se trata de dar nuevos mensajes, sino nuevas formas (y creativas) de dar este mensaje: Cristo murió para salvarnos y hoy ha resucitado y está presente en la vida de los jóvenes, porque los acepta y les perdona. Dios ama al pecador y no quiere su muerte, sino que se convierta y viva.


Debemos enseñar a los jóvenes de forma renovada a respetar la Palabra de Dios y hacerlos reflexionar en la práctica de las enseñanzas del Evangelio. Nosotros como organización que trabaja muy de cerca con jóvenes debemos saber: ¿Qué hacen en su tiempo libre? ¿Cómo utilizar este tiempo? ¿Cuáles son sus temas de interés? ¿Qué estrategias de formación utilizar? ¿Qué problemas enfrentan hoy en día? ¿Cómo ven los jóvenes a la Iglesia y a nosotros como Educadores? Estas preguntas sólo se responden dándoles el acompañamiento necesario a los jóvenes.


Para responder al reto de la evangelización debemos ser breves y precisos al evangelizar: cuando les demos algún tema a los jóvenes hay que ser breves porque si nos pasamos mucho tiempo hablando de lo mismo lograremos aburrirlos y que pierdan la atención, así mismo, debemos ser precisos en cuanto a la información que les queremos dar y que dicha información se aplique en sus vidas. No se trata de dar pláticas de cinco minutos, se trata de aprovechar bien el tiempo cuidando de que no nos excedamos y a la vez utilizando ejemplos de la vida real, situaciones de sus contextos.


Debemos conocer a los jóvenes, acerquémonos a ellos sin miedo, explicarles que Dios les ama y les acoge sin juzgarlos, les perdona y anima a seguir adelante. La Evangelización tiene muchos y diferentes retos que enfrentar para mantenerse como un tema en la mente de los jóvenes hoy en día, no sólo son el futuro de nuestra Iglesia, sino del mundo. Dejemos pues que ellos sean una prioridad para la Iglesia y para nosotros en nuestro trabajo de evangelización.


385 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CONTACTO