• FUREN

LA ENSEÑANZA DE UN OFICIO: UNA OPORTUNIDAD PARA TODOS

La problemática del desempleo juvenil es visualizada en el mundo, incluso en los países desarrollados, como un reto social altamente priorizado. El segmento de los jóvenes enfrenta todas las complejidades y obstáculos, pero con mayor dificultad que la media de la población: la tasa de desempleo juvenil duplica y triplica la tasa de desempleo general. Este problema se potencia si a la condición del joven se agrega las de la pobreza, género, residencia en comunidades y baja escolaridad.



El empleo de los jóvenes constituye un área prioritaria para organizaciones que buscan el desarrollo integral de los mismos. El problema del empleo continúa persistiendo tanto en los países desarrollados como en los países en vías de desarrollo, donde existe un número desproporcionadamente elevado de hombres y mujeres jóvenes en situación de desempleo a largo plazo u obligados a trabajar precariamente o con contratos de corta duración. Los jóvenes socialmente desfavorecidos suelen verse particularmente afectados perpetuándose así un círculo vicioso de pobreza y exclusión social. En países como el nuestro el problema del desempleo es más un problema de subempleo y de puestos de trabajo de poca remuneración y mala calidad, como resultado de esta situación, muchos abandonan la fuerza de trabajo, o no consiguen entrar satisfactoriamente a su primer empleo y por ello, dejan de ser activos.


En esta medida es necesaria la búsqueda de programas eficaces para mejorar el nivel de vida de los jóvenes y para facilitar su integración total en la sociedad, así, Fundación Redentor con el apoyo del Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) a través del programa Jóvenes Con Todo y el Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP) está desarrollando talleres que buscan enseñar un oficio a jóvenes que han desertado del sistema educativo formal y actualmente están desempleados. Estos programas están dirigidos a mejorar las condiciones de empleabilidad, y por esta vía a mejorar los niveles de inserción laboral y social de jóvenes entre 16 y 29 años de edad.


Enseñar un oficio a jóvenes es una parte importante del trabajo que se realiza con las comunidades, el objetivo es brindar a los jóvenes las herramientas y los conocimientos básicos de un oficio para que esto les permita mejorar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral. Acerquemos oportunidades y transformemos la vida de los jóvenes, sus familias y las comunidades.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

INFORMACIÓN DE CONTACTO

50 metros poniente del Redondel Masferrer, Paseo General Escalón, San Salvador. Tel: (503) 2252-7221

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

CONTACTO

¡DONA YA!